En Argentina, la mayoría de las mujeres son madres pero no llegan a serlo con el mismo recorrido de vida, sino con una marcada desigualdad. 

Esta conclusión se desprende del informe “¿Madre hay una sola? De Marge Simpson a Doña Florinda”, realizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Según esta radiografía nacional,  4 de cada 10 madres viven en situación de pobreza, el 23% se convirtió en madre siendo adolescente y el 39% tiene el secundario incompleto o menos.

En la franja etaria de 10 a 14 suceden 3 mil embarazos por año y el 80% son producto de abusos sexuales, generalmente intrafamiliares. En la Argentina, se estima que 109 mil adolescentes y 3 mil niñas menores de 15 años, tienen un hijo cada año, lo cual representa el 15% de los nacimientos ocurridos en el país.

El Cippec se basó en la información estadística de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo), del INDEC.

En el informe se destaca que “para muchas mujeres conciliar el estudio con la crianza fue una misión imposible”, ya que 4 de cada 10 madres que conviven con sus hijos o hijas en edad escolar no completó el tramo de escolarización obligatorio.

“Cuanto más jóvenes fueron madres y cuantos más hijos/as tuvieron, más improbable es que hayan terminado el secundario. El 60% de las mujeres que fueron madres en la adolescencia y el 55% de las madres de 3 o más hijos/as de hasta 17 años interrumpieron su trayectoria escolar antes de finalizar la secundaria. En contraste, más de la mitad de las mujeres que fueron madres después de cumplidos los 30 años accedieron a estudios de nivel superior”, dice el estudio.

Además, el 16% de las mujeres jóvenes y adultas sin hijas/os vive en condición de pobreza, mientras que ya siendo madres esta proporción trepa al 39%, y si no completaron el tramo de escolarización obligatorio, al 60%.

Fuente: Chequedo.com