El gobernador Alberto Rodríguez Saá firmó este sábado en Buenos Aires una carta intención con el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié y el presidente del directorio de la Administración de Parques Nacionales, Lautaro Erratchu, mediante la cual los organismos nacionales se comprometen a iniciar las gestiones para la restitución de la propiedad comunitaria a este pueblo originario y la recategorización de Parque nacional a la de Reserva nacional.

En el año 2006, el gobernador Alberto Rodríguez Saá puso en agenda la situación de los pueblos originarios de la provincia y en 2007 restituyó las tierras de ocupación ancestral, convirtiendo a San Luis en la primera provincia en reconocer estos derechos. El mandatario acompañó además el reclamo del pueblo Huarpe – Guanacache de que le restituyan el territorio del Parque Sierra de las Quijadas.

Finalmente el reclamo obtuvo respuesta favorable y la Nación se comprometió a hacer lugar al pedido e iniciar las gestiones para la restitución. En el documento se establece además que la Administración de Parques gestionará las leyes nacionales de recategorización de Parque nacional a la de Reserva nacional y que se constituirá una mesa permanente de trabajo con representación igualitaria de Nación, Provincia y la comunidad Huarpe – Guanacache.

El Parque Nacional se ubica a 120 kilómetros de la ciudad capital por la ruta 147. Atesora especies como zorros grises, tortugas, maras, vizcachas, águilas coronadas, ñandúes, pumas, y pecaríes. En cuanto a la vegetación es posible observar jarrilla, quebracho blanco, retamo, algarrobo, chica, ala de loro y chaguar. Además de sus yacimientos arqueológicos y paleontológicos, el desierto rojo es único porque en ese ambiente confluyen el Chaco Árido y del Monte.

El circuito que más atrae es el de los Farallones. Son 9 kilómetros de ida y vuelta, entre galerías y grietas mordidas por el agua y el viento hace millones de años, cuando los reptiles volaban.