Veintitrés mujeres juraron como diputadas un 25 de abril de 1952 y seis, como senadoras. Por primera vez en la historia de nuestro país la mujer había sido electa para formar parte, en igualdad de condiciones que los varones, del Congreso de la Nación.

Las primeras diputadas del país fueron: Delia Parodi. Judith Elida Acuña (Corrientes). Seferina Rodríguez y Generosa D. Aguilar (Salta).

A cinco años en ese entonces de la Ley 13.010, impulsada por Eva Perón y por otras dirigentes feministas, la mujer accedía a tener representatividad en ambas cámaras además de poder elegir a sus representantes.

Un hito histórico en nuestro país y en las conquistas de los feminismos. Después continuaría un largo camino para lograr una representatividad equitativa, ya que durante años la mujer siempre fue minoría en el Congreso Nacional y en las cámaras provinciales.

Actualmente la ley de paridad equiparó los números y en San Luis, por ejemplo, alcanzamos por primera vez una cámara de Diputados con mayoría de mujeres.