Agostina Muñoz es la primera mujer trans al frente de las cámaras de Canal 13 y charló con Periodisticas sobre este gran paso para las disidencias, sobre las derechos gracias a la Ley de Identidad de Género y sobre lo que aún falta para eliminar desigualdades.

Agostina Muñoz protagonizó un hecho histórico esta semana: se convirtió en la primera mujer trans en estar al frente de las cámaras de Canal 13, el canal del Estado provincial. Estará como panelista de un programa informativo, de lunes a viernes en horario central. Pero su nombre en realidad es la representación de muchos y muchas, su logro es un logro colectivo y eso es algo que remarca siempre.


Cada mañana, en Radio Lafinur, desde donde representa a la voz de las disidencias y trata con profesionalismo y frescura las noticias del día; o cada tarde en su trabajo como preceptora en una escuela secundaria; en cada espacio se ocupa de demostrar que las capacidades están y que solo hace falta oportunidades y dejar prejuicios de lado. “Estos momentos históricos hay que celebrarlos, porque son luchas, no son derechos que nos han regalado; hubo que luchar para promulgar una Ley de identidad de género, un matrimonio igualitario, un aborto legal, seguro y gratuito, cupo laboral trans. Son horas y horas de talleres y disertaciones de organizaciones, trabajando para poder armar un buen y gran proyecto. Creo que esa es la base”, asegura.


Agostina se ganó el cariño de sus oyentes y de sus colegas y es hoy, y desde hace varios años, una referente en la lucha por los derechos de las disidencias. Asegura que con la Ley de Identidad de Género las personas trans ganaron derechos y que eso nos posicionó como un país pionero en el mundo con una ley de estas características. Además, se plantó firme en un tema que divide aguas: “Las disidencias venimos de la mano con el feminismo, porque al igual que las mujeres cis, siempre hemos sido excluidas, nos han negado espacios y derechos. La mujer ha venido y está empoderada, son tiempos de mujeres valientes y luchadoras que trabajaron la paridad de género, y dentro de la paridad de género estamos las disidencias involucradas”.

¿Qué significa para vos ser la primera mujer trans en la TV estatal provincial? ¿Y qué pensas que significa para la comunidad trans de San Luis?


Es un momento histórico en la televisión estatal. Ser la primera mujer trans visibiliza la lucha que venimos haciendo desde muchos años todo el colectivo. El 17 de mayo de 1990, hace 32 años la OMS dejaba de ver la condición, la elección y la identidad de género como un trastorno, como una enfermedad. Esto ayuda a demostrar que las personas trans tenemos capacidad, que podemos debatir, que podemos dar una opinión y romper muchos prejuicios que todavía quedan en la sociedad por pensamientos machistas, patriarcales y religiosos. Creo que es un avance para la comunidad trans en general. Creo que gracias a este momento histórico que se vive en la televisión del Estado, se van a abrir más puertas para más compañeres, mujeres o varones trans, que les guste la comunicación, el periodismo, la locución y que puedan hacerlo desde cualquier ámbito, delante o detrás de cámara. Es muy importante ocupar estos espacios, y son muy importantes estas políticas públicas para una igualdad real.

¿Tuviste o tenés referentxs trans en la tv?


Mis dos referentes trans son, por un lado, Diana Zurco que trabaja en la TV pública, y fue la primera mujer trans en ocupar ese espacio y una gran luchadora y militante; también Florencia De la V, por todo lo que le costó, una vida de mujer trans, ha sufrido mucho desde el lado de la misma prensa, prejuicios como ser mamá trans y hoy puede estar frente a un programa de televisión. Siempre se la cuestionó, como nos cuestionan a las mujeres trans. Querer lastimarnos, querer “vencernos” o vernos débiles y meterse con nuestra genitalidad. Flor De la V nunca se dejó vencer y ha dado batalla y es una excelente conductora y mamá. Eso es un lindo mensaje para la sociedad, ¡cuántas veces estuvimos excluidas de la sociedad

¿Por qué es importante la representatividad de las comunidades trans en los medios de comunicación?


Siempre decimos con nuestras compañeras que todavía hay mucho por trabajar. Pero estoy en una provincia donde existen políticas públicas para nosotras. En lo que va del año y desde que empezó la ley de Cupo Laboral Trans ya hay 33 contratos de personas trans. Estoy trabajando en FM Lafinur desde hace tres años, todas las mañanas. Toda la audiencia me escucha y sabe que si pone la 96.3 se va a encontrar con la voz trans o con la voz de las disidencias. Esta etapa que hoy empieza en mi vida en la televisión del estado provincial, espero que sirva para seguir trabajando.

Fuiste la primera mujer trans de San Luis en contar con el DNI, hace 10 años, tras la promulgación de la Ley de identidad de género. Ese DNI ¿te abrió puertas? ¿Notaste cambios en la sociedad a partir de ello?

Yo antes de la ley de identidad de género no tenía derechos, no tenía un DNI, me tenía que fajar, sacarme el pelo para trabajar como preceptora. A la hora de ir a votar, de ir al supermercado con tu tarjeta de crédito, era muy violento, incluso yo con un poquito de privilegios. Imagínate una persona trans sin privilegios, que a los 12 o 13 años era trabajadora sexual que no tenía educación, que no tenía una una Ley Integral de salud, una salud integral, menos que menos un acceso a la vivienda. Estas políticas públicas de identidad de género, este cupo laboral trans, están abriendo puertas en muchos aspectos. Hay cambios positivos pero falta. Hay un sector de la sociedad que tiene pensamientos machistas, religiosos, patriarcales y hay que seguir trabajando para que eso ya deje de existir y deje de hacer daño a la sociedad. Cuando nos dicen “a ustedes les dieron un documento”, “ustedes se pueden casar”. Sí, nos dieron un documento pero son organizaciones, gracias a las personas que estuvieron militando años y años, trabajando, presentando proyectos. Años y horas de disertación, talleres de trabajo para poder armar una Ley de identidad de género que es vanguardia en el mundo todavía, y eso que llevamos diez años. Estos son derechos humanos y eso es muy importante.